dilluns, 29 de desembre de 2014

AÑO NUEVO...¿PROYECTOS NUEVOS?

Si no puedes cambiar tu destino, cambia tu actitud.
Amy Tan.



Estamos en las puertas del Año Nuevo. Como cada año muchísimas personas seguramente estén pensando el clásico y gastado lema de "Año Nuevo, vida nueva", y ya sabemos lo que esto supone. Hacernos una vez más listas de objetivos a cumplir. Nuevos proyectos o retos que metemos en la lista alegremente sin pensar demasiado en nuestra voluntad y claridad para su ejecución, pero...

¿Nos preguntamos qué sucede cuando actuamos así uno y otro año? 

¿Somos conscientes de la falta de autoconfianza que genera en nosotros cada vez que nos fallamos a nosotros en estos objetivos? 

Que cada uno se haga estas preguntas y para contestarlas se remita a los "años nuevos" anteriores.

Algunos de los objetivos clásicos en muchas personas serían estos:

  • Dejar el tabaco.
  • Comenzar una dieta  o adelgazar esos quilitos de más.
  • Apuntarnos a un deporte.
  • Comenzar esa formación que necesitamos.
  • Practicar algún método de relajación, meditación, autocontrol, etc.
  • Controlar más los horarios para poner orden en nuestro día a día.

Antes de ponernos a hacer una lista con estos objetivos que deseamos, seamos sinceros, claros y midamos la importancia real que para nosotros tiene cada objetivo, deseo, reto o como queramos llamarle.

Hagamos una reflexión seria y honesta tanto de la necesidad de ese cambio, como de nuestra capacidad de implicación, nuestra responsabilidad ante las demandas que ese objetivo va a exigir.
No nos lancemos alegremente y con un entusiasmo irreflexivo a cualquier deseo sin más; ya que...

¿Cuál es el resultado cuando hemos fallado en situaciones similares anteriores? 
¿Ha aumentado nuestra autoconfianza o ha disminuido? 
¿Qué imagen damos a los demás y a nosotros mismos cuando nos rendimos?
¿Significa esto que no hemos de ser ambiciosos y buscar cambios en nuestra vida? ¡de ninguna manera!  Sólo que seamos parcos en los deseos y constantes hasta su ejecución para que aumente nuestra autoconfianza y seguridad en la coherencia con la que actuamos.

Podemos hacer un sencillo ejercicio de auto observación: Cuando hayamos elegido el objetivo o cambio que deseamos, hagamos lo siguiente.

Busquemos entrar en un estado de relajación lo más profunda que podamos,
(Basta con que durante unos minutos nos centremos en observar atentamente cómo es nuestra respiración, sin intentar modificarla ni entrar en ningún tipo de crítica sobre lo observado. Al mismo tiempo dejamos pasar cualquier pensamiento que nos venga sin más, sin intentar no pensar; sino sencillamente dejarlos pasar, observando muy atentamente el ritmo, la cadencia, la profundidad o superficialidad de la misma. Tan solo bastarán unos minutos para que entremos en un estado profundo de relajación).

Desde ese estado imaginemos los pasos que gradualmente hemos de dar para ir consiguiendo el objetivo: imaginémoslo lo más fielmente que podamos (¡sin exigirnos, sin presiones, tal como nos salga!).

-A la vez que lo hacemos, vayamos observando el lenguaje de nuestro cuerpo; ¿qué dicen nuestras "tripas"?, ¿Qué sensación tenemos en el plexo solar?-

Como sabemos, este es el punto clave que nos habla de la conexión existente entre nuestras acciones y emociones. Una orientación muy fidedigna es que si cuando estamos en el proceso de imaginarnos todos estos pasos, la sensación es de bienestar, de comodidad, de paz interna, estamos en el buen camino; el deseo es coherente con nuestra actitud ante el mismo; pero si el resultado es lo contrario, sería bueno que analizásemos nuevamente si el objetivo es viable, saludable, coherente y ecológico para nuestra persona y circunstancias actuales; ya que la inteligencia del cuerpo es más fiel que nuestros razonamientos mentales que pueden llevarnos fácilmente al autoengaño.

Tal vez en ese caso, sería conveniente buscar otro objetivo o meta que se adapte más a nuestro estado del momento.

Buena elección y buen Año Nuevo 2015


Jeroni Hernàndez
Terapeuta y Coach Personal en Sabadell

dilluns, 15 de desembre de 2014

AUTORRELAJACIÓN

Colócate en una postura cómoda y proponte dedicar unos minutos únicamente a esta actividad. Centra tu atención solo en lo que vas a hacer es estos momentos. Deja marchar cualquier pensamiento que venga sin prestarle ninguna atención ni enfadarte cuando te vengan.

Realiza varias respiraciones profundas, con el pensamiento en que cuando inhalas, estás llenándote de energía y vitalidad y... cuándo expulsas el aire o exhalas, estás liberando tensiones y aflojando tu cuerpo.

La respiración debe ser lenta, pero activa y profunda, imaginando como si tu cuerpo fuese un saco.
La base del mismo sería más o menos el ombligo y la boca del mismo tus clavículas, así es que comienzas a llenar el “saco” por la base, llenándolo hasta arriba;  después vacías el mismo de forma inversa, lo primero que se vacía es la parte alta, y lo último la boca del saco u ombligo.

Siguiendo esta pauta, haz unas diez respiraciones completas para centrar tu atención .

Ahora... Dirige tu atención al centro de tu frente,  imagina un punto de luz  azul rotando en dirección contraria a las agujas del reloj. Mantén tu atención ahí por unos momentos hasta lograrlo.
Ahora... deja que tus ojos descansen mirando internamente a la base de la nariz, y mientras los mantienes en ese punto...  pon toda tu atención en tu respiración... al tiempo que vas contando en cuenta regresiva del veinte  al uno.    Trata de visualizar y contar cada número a la vez que exhalas el aire con cada exhalación...

20 (exhalación, mientras tratas de visualizar el número)... 19 (ídem)... 18...
Y, mientras vas contando en cuenta regresiva, intercala varias veces la siguientes sugestiones:

"Con cada respiración, me relajo más y más profundamente";
“Antes de llegar al número uno, estará profundamente relajado/a”

17...."Con cada respiración, me relajo más y más profundamente"
16... “Antes de llegar al número uno...”
15... "Con cada respiración, me relajo más y más profundamente"
14... “Antes de llegar al número un..  “
13... "Con cada respiración, me relajo más y más profundamente"
12....“Antes de llegar al número un..  “
y continúas hasta el final.

Una vez llegado al número uno, habrás terminado tu programación de este método, el cual podrás si lo deseas profundizar aún más, contando una vez más del 20 al 1,  o del 10 al 1; pero hagas lo que hagas, recuerda repetirte siempre las sugestiones adecuadas al momento en que estás y deseas mejorar,  y como sugestión final, siempre terminarás con las mismas:

“La próxima vez que repita este ejercicio, entraré en un estado más profundo, más placentero y más útil para mis propósitos”

“Cada vez entraré más rápido y profundamente”

Para salir de esta relajación contarás del 1 al 5, al tiempo que vas respirando más vigorosamente,  moviendo  suavemente  las manos, brazos, pies, piernas,  cuello, al tiempo que vas sugestionándote de que al llegar al cinco te sentirás lleno/a de fortaleza, vitalidad y con la mente bien serena y despejada.


IMPORTANTE. Recuerda que la práctica hace al maestro y que  para que funcione como un reflejo condicionado, deberás practicarlo lo más asiduamente posible hasta que tu mente responda de forma automática, y que para conseguir un cambio en nuestros patrones de conducta o adquisición de hábitos, tenemos que realizar el ejercicio un mínimo de 21 días para conseguir el efecto deseado.

-Para que te sea más fácil seguir el guión, puedes grabarlo con tu propia voz y de esta forma no tendrás distracciones.

dilluns, 1 de desembre de 2014

LA RECERCA D'APROVACIÓ

Si perseguim com a objectiu principal l'aprovació dels altres i ens mantenim en la mateixa com a estratègia per ser valorats, acceptats i estimats, probablement mai aconseguim la resposta que esperem d'ells; però segur que mai aconseguirem la nostra pròpia aprovació.

Aconseguir l'aprovació aliena exigeix un preu molt alt: renunciar a ser nosaltres mateixos. Renunciar a donar la nostra opinió, a expressar el que sentim i com veiem el món i això per la por al rebuig si no opinem, pensem i actuem com creiem "s'espera" de nosaltres.

Algunes de les actituds o formes de comportar-nos quan perseguim aquest objectiu podrien ser:
  • Mostrar una amabilitat que no sentim cap a les persones.
  • Dir "Sí" quan això és el que volem i "No" en cas contrari. - "Cada vegada que dius" si "quan en el teu interior desitges dir" no ", mor una mica de tu mateix (Lair Ribeiro)
  • Fer coses que no sentim, i comportar-nos amb una aparent generositat, que només reflecteix la nostra incapacitat de dir No.
  • Canviar la nostra postura u opinió personal respecte a qualsevol tema si detectem desaprovació davant la mateixa.
  • Fistonejar i adular el nostre interlocutor per guanyar el seu favor. (Popularment: fer la pilota)
  • Sentir-nos tristos i deprimits si els altres no estan d'acord amb nosaltres.
  • Cedir davant d'una persona quan per la seva agressivitat intenta colar-nos tant sigui un producte com una idea.
  • Demanar la corroboració dels altres (parella, pares, amics ..) per defensar la nostra postura personal.
  • No aprovar-nos en forma de vestir, pentinar o expressar-nos fins que no ens sentim aprovats pels altres.
  • Demanar excuses o perdó contínuament per atrevir-nos a parlar o actuar de qualsevol manera.
  • Deixar de preguntar el que no entenem, per por que ens titllin de poc intel•ligents, sense tenir en compte que la intel•ligència és aclarir dubtes per poder avançar.
  • No reclamar allò que creiem injust en un hotel, restaurant o comerç per por que ens mirin malament o pensin malament de nosaltres.
  • Prendre el rol de ser portadors de males noticies i gaudir-ne per atreure l'atenció d'aquesta manera.
Podríem seguir amb una llista infinita de coses que podem fer o deixar de fer per obtenir l'aprovació dels altres.

La recerca d'aprovació és una actitud pròpia de l'ésser humà, de totes les èpoques i de totes les races. L'ésser humà necessita ser acceptat i estimat, però les preguntes que ens hauríem de fer  davant d'aquesta necessitat de l'aprovació, hauria de ser formulada d'una altra manera:

¿Desitgem que ens estimin i acceptin pel que som o pel que pretenem ser?

¿Desitgem que ens coneguin tal com som o pel que se suposa que hauríem de ser?

En aquests casos les persones actuem així perquè pensem que els altres ens acceptaran i estimaran pel que fem i no pel que som, sense adonar-nos que quan actuem d'acord amb els "hauries" o les expectatives que d'aquesta manera ens creem, estem actuant des de la falta de personalitat i autenticitat, perquè evidentment no deixem veure als altres el que sentim, pensem i som des de la nostra pròpia naturalesa. Estem donant als altres una imatge falsa de nosaltres mateixos. Les persones que actuem així som -com el personatge de les mil cares, que utilitza contínuament per tal d'agradar sempre, i que al final no sap ni pot reconèixer-se en cap d'elles-. Llavors les persones ens adonem que no tenim personalitat i pel mateix, ni sentim autoestima ni cap reconeixement cap a nosaltres mateixos.

En aquests casos seria interessant recordar que la majoria de persones tenim tant admiradors com detractors, tants que estan d'acord amb la nostra idees com els que no ho estan. -no podria parlar d'un percentatge-, però segurament podríem estar cap a un cinquanta per cent en els dos bàndols. És a dir, que les nostres idees no sempre agradaran a tothom, igual que les nostres accions o actituds, i ja no ho esperarem perquè contemplem aquesta realitat. Sabent això, tindrem el valor per mostrar-nos tal com som, ja que fem el que fem, pensem el que pensem i actuem com actuem sempre tindrem persones que ho comparteixin i acceptin i persones que ho desaprovin i rebutgin; però reconèixer aquesta realitat ens evitarà caure en el pessimisme, desànim, desmotivació i necessitat de ser aprovats i agradar sempre.

Un exemple del que dic ho podem veure contínuament tant en el món esportiu com en els partits polítics o moviments filosòfics. Tots tenen seguidors i detractors, però no per això deixen de seguir endavant amb els seus equips o ideologies quan tenen un elevat nombre de detractors que no els accepten i més els critiquen.

Tenint en compte això, la propera vegada que algú ens critiqui o no comparteixi les nostres creences o actituds, podríem pensar que es tracta d' algú que està en el bàndol dels detractors que tots tenim.  D'aquesta manera no ho veuríem com un atac personal, sinó com a part de la pluralitat d'idees i criteris de l'ésser humà.

Recordem: l'aprovació ha de venir de nosaltres mateixos i no dels altres: busquem estimar-nos i estimar el que fem. Amb això ens lliurarem de la necessitat de l'aprovació aliena.