dilluns, 25 de novembre de 2013

¿HACIA DONDE VAN TUS PENSAMIENTOS?



Esa es una de mis preguntas favoritas: ¿Qué estás pensando?
¿A qué pensamientos le dedicas atención y
energía? Porque los pensamientos que alimentas y transitas son los que determinan tu actitud ante la vida: positivos o negativos; creativos o destructivos. Son elecciones que haces y respuestas en función de éstas elecciones.

¿Sabias que cuando tenemos pensamientos negativos, éstos crean un estado anímico de ansiedad y estrés?

Y que por el contrario, que... ¿cuando pensamos positivamente, nuestro cerebro genera endorfinas que despiertan nuestra vitalidad y energía?

¿Crees que vale la pena elegir los pensamientos que daremos nuestro tiempo y atención?

dissabte, 16 de novembre de 2013

TEMPERAMENTO

Un estudiante zen acudió a Bankei y se quejó; "Maestro, tengo un temperamento ingobernable. ¿Cómo puedo arreglarlo?"

"Tienes algo muy extraño", contestó Bankei. "Déjame ver que es lo que tienes"

"Justamente ahora no te lo puedo enseñar", respondió el estudiante.

"¿Cuándo me lo podrás enseñar?", preguntó Bankei.

"Surge inesperadamente", respondió el estudiante.

"Entonces", concluyó Bankei, "no debe ser tu verdadera naturaleza. Si lo fuera, podrías mostrármelo en todo momento. Cuando naciste, no lo tenías, y tus padres no te lo dieron".

Pensemos en ello". A veces pensamos que somos de una determinada forma de ser y que esta no la podemos cambiar. Es muy común escuchar frases como: ¡Yo soy así y no puedo hacer nada más! ¿Qué voy a hacer, si es mi carácter? Siempre me lo han dicho: ¡no eres bueno para...!

Pero tal como dice el maestro Bankei, nuestra naturaleza no es algo inmutable; sino algo que nosotros podemos modificar y transformar.

Primero, reconozcamos  los rasgos de nuestro carácter que no nos gustan y qué hacemos para mantenerlos. A continuación, pensemos en el carácter que deseamos adquirir.

Como reza el famosos dicho: "siembra un pensamiento y recogerás una acción, siembra una acción y recogerán un hábito, siembra un hábito y recogerás un carácter".

Jeroni Hernandez
Psicoterapia y meditación en Sabadell

¿OCUPARNOS O PRE-OCUPARNOS?


Con mucha frecuencia las personas se aferran a la idea de que preocuparse por los demás o por las cosas que no pueden manejar en el momento, es una manera útil de ayudar. Incluso cuando se dan cuenta de que preocuparse no sirve de nada; están tan acostumbrados a ello que no es fácil convencerles de lo contrario.


Preocuparse significa pensar de forma insistente i reiterativa con antelación en cosas sobre las que no podemos hacer nada en ese momento o tal vez nunca podamos, pero que al estar en esa actitud nos privan de estar presentes en lo que estamos haciendo o quisiéramos hacer, con lo que nos faltará concentración y atención plena en su ejecución.

Una forma funcional y efectiva de ocuparnos es dedicar un tiempo determinado (el que necesitemos. 10 minutos, 30 minutos, una hora, etc.) para organizar los temas pendientes, las personas que deseamos atender o ayudar, pero hacerlo dentro de este marco de tiempo elegido por nosotros. Con ello, nuestra dedicación es plena y por tanto nuestra efectividad también lo será. Al mismo tiempo, esta actitud nos permite dar lo mejor de nosotros en cada momento.

Aún a riesgo de ser reiterativo, recordar que "preocuparse" es diferente a "ocuparse", y además estéril, ya que preocupándonos no conseguimos más que un enorme desgaste energético y por tanto un cansancio físico y mental que se traduce en somatizaciones (dolores articulares y  musculares producto de la tensión) nervios, ansiedad y miedos. Cuando nos preocupamos por un futuro incierto por desconocimiento del mismo o,  por el temor de que sea negativo generamos ansiedad y miedo. Si nuestra preocupación es por situaciones o acontecimientos del pasado (que por ese mismo hecho, ya no tienen solución), éstas nos conducen a estados depresivos y de melancolía.

Por todo ello es muy recomendable tener cuenta esta sabia frase: "Si depende de ti y de ahora, ¡ocúpate!, si no es así, despreocúpate hasta que llegue el momento de ocuparte".

Jeroni Hernández
Terapeuta a Sabadell