dimecres, 23 d’octubre de 2013

LA AUTOBSERVACIÓN. Estrategia para mejorar tu día a día.

Lo primero que has de tener en cuenta es que el tiempo que dure este ejercicio, has de suspender todas las actividades y centrarte únicamente en el mismo.

Colócate en una postura cómoda, si es posible, en un lugar libre de ruidos y desconéctate mentalmente de cualquier ocupación o preocupación que pudieses tener.

Puedes colocar una luz y música suaves, y puedes estar sentado a estirado.

Ahora cierra tus ojos y dirige tu atención a tu respiración. Observa atentamente cómo es su ritmo... la cadencia de cada respiración... la temperatura del aire al pasar por tus fosas nasales... observa también el trayecto que sigue el mismo con cada inhalación...

Y muy importante... no te preocupes cuando los pensamientos invadan tu mente... sencillamente, no les hagas ningún caso. Deja que tal como se presentan, de la misma forma desaparezcan. Sobretodo, no intentes no pensar, ya que ello te colocaría en una situación de frustración, pues no conseguirías hacerles cesar.

Sigue observando tu respiración... su ritmo… su trayectoria... su cadencia… ¿tu sensibilidad alcanza a notar cómo es la temperatura al pasar por las fosas nasales? ¿Puedes notar si a medida que pasan los minutos varía el ritmo? Tanto si lo observas como si no, no tiene importancia; lo importante es que mantengas tu atención enfocada suavemente y sin expectativas concretas.

Aleja todo intento de control. Relajarse significa abandonarse a la observación de todas las sensaciones que van naciendo del silencio y de la respiración. Te mantienes en un estado de pura neutralidad, donde no hay juicios, no hay evaluaciones, no hay aspiraciones, sólo la vivencia del momento mientras sigues observando la respiración.

Permanece en este estado el tiempo que te sientas cómodo, tal vez cuando abras los ojos hayan pasado 5 minutos, o tal vez 10 o 20, ¡no importa! No te evalúes, solo disfruta el tiempo que te sea agradable mantenerte en este estado de calma.

BENEFICIOS:

La práctica de este ejercicio es muy recomendable porque el único momento que la mente descansa realmente es cuando alcanzamos un estado de relajación mental, y eso ocurre cuando hacemos este tipo de prácticas, no ocurre así –como erróneamente piensa la mayoría- cuando leemos o vemos una película o cualquier otra ocupación lúdica; ya que es esos momentos nuestra mente está sumergida en la trama que seguimos, con sus emociones y la atención fluctuante que nos lleva a paralelismos con nuestra propia vida, y eso es lo contrario de la relajación.

Realizar este ejercicio varias veces al día te ayudará a reducir las tensiones y por tanto el cansancio de las mismas. Aumentará progresivamente tu concentración y te hará más sensible a tus necesidades internas por la sensibilidad que irás adquiriendo. Te ayudará a ir mejorando tu autocontrol mental.

Testimonios:

P… Estudiante de 21 años. “Lo hago cada día dos veces y suelo estar entre 3 y 7 minutos. Antes siempre aseguraba que no sabría relajarme. Ahora lo hago con toda facilidad y me siento fresco y como más concentrado”.

T… Director de banca. “Desde que lo he aprendido, lo he incorporado a mi rutina diaria y lo practico varias veces al día. Los compañeros me dicen que me ven más persona, más paciente”. Yo me encuentro mucho más tranquilo y centrado.

L… 29 años. Comercial. “Antes cuando no aplicaba nada de esto, las esperas se me hacían insoportables. Ahora son una ocasión para centrarme y eso me ayuda ver las cosas más claras”.

Frecuentemente despreciamos las cosas sencillas porque debido a su aparente simplicidad, no creemos que puedan ser efectivas; pero recordemos que  la calma nace desde nuestro interior y este tipo de estrategias nos conducen a permanecer en nuestro centro.

Como me gusta decir: La relajación es el vehículo que nos conduce a nuestro equilibrio y paz interior.

Jeroni Hernàndez
Terapies naturals i meditació a Sabadell

dimarts, 15 d’octubre de 2013

EL TAO (Reflexions sobre la saviesa taoista)

Us vull explicar quelcom d’inexplicable, perquè és la cosa més senzilla i alhora més difícil de l'univers. Us vull parlar del Tao. És una filosofia o forma de viure la vida d'un cert grup de persones que van viure i viuen avui dia a la Xina, persones que no segueixen les normes i regles que marca la societat, sinó que observen i prenen a la natura com a mestra i guia. No tenen desitjos ni lligams per la qual cosa se senten lliures, no poden fracassar perquè no entren en competició amb ningú , no esperen res de la vida , i per això ho tenen tot. Són persones que accepten per igual la crítica com la lloança dels homes, la bonança o la inclemència del temps, perquè forma part del tot , i per això res els lliga, perquè ells a res s'aferren. En canvi, la gran majoria de la humanitat té una altra forma de viure i veure la vida .

Per exemple, quan som nens, s'espera de nosaltres que aprenguem moltes coses, i que les aprenguem seguint unes normes ja establertes, iguals als nostres pares i avis que ja les van fer així. D'aquesta manera ens convertim tots en còpies i som més o menys idèntics als que ens ensenyen.

Però amics meus, el Tao és una altra cosa, és una cosa tan gran que no es pot explicar, i alhora tan petit que ja us ho he explicat. Com? doncs perquè ara jo us estic parlant des del que surt del meu cor, tal com surt, sense importar-me si està bé o malament, si agradarà o no. Només parlo per què pugueu escoltar. Si ho enteneu està bé, i si no ... també.

Us explico una petita història .

- " Quan Liu era jove, va decidir escoltar-se, escoltar els seus pensaments i la seva veueta interior i seguir la vida que volia.  Va deixar el seu treball i els estudis que l'havien obligat a seguir,  i va començar a anar d'un lloc a un altre. No sabia on aniria ni a qui trobaria , no tenia horaris ni normes que complir.  Anava a un lloc i es quedava el temps que se sentia integrat i despert. Després marxava a un altre lloc.  A vegades li venia de gust treballar al camp i altres guardar ovelles, a vegades li venia de gust conèixer coses i persones diferents i es prenia el temps necessari gaudint molt amb cada experiència. Va conèixer diferents persones i filosofies o formes diferents de viure la vida, i va gaudir amb cada trobada veient la part bonica de cada una.  La seva casa era el món sencer i la seva família les persones amb les que es trobava en aquell moment .

Amics i familiars li deien que això no estava bé , que havia de tenir obligacions i ser útil; que havia de preparar-se pel futur i crear una família.  Liu els escoltava i li donaven una mica de pena , perquè sempre corrien i semblaven estar seriosos o enfadats.  Llavors no els feia cas i somreia a l'escoltar , després s'escoltava a si mateix i feia qualsevol cosa que li venia de gust. Sempre estava feliç i content , perquè ho feia des del més profund del seu ésser i ell sabia que així estava bé.

A vegades, es passava hores i hores contemplant el paisatge i era com si ell mateix en formés part; altres es quedava en silenci i semblava que formava part del so del silenci ; algunes altres mirava una flor i veia la grandesa de tot l'univers en les seves formes i colors. No obstant això, alguna altra vegada, recordava les paraules i els consells de família i amics, i per algun temps se sentia malament pensat : - " És que no està bé, viure com ho faig jo? " -. Però aquesta reflexió , aquests pensaments duraven poc , perquè llavors mirava les plantes i les flors, els animals en llibertat i els arbres del bosc; també mirava altres persones que com ell,  allunyades del soroll, meditaven i pregaven al temple dels seus cors, i se sentia confortat seguint de nou la seva natural inclinació a viure la seva vida com la seva veueta interior li deia.

Per seguir el seu camí de recerca, va entrar a formar part en diverses comunitats de persones dedicades també a la recerca del seu jo interior i de l'espiritualitat. En totes elles hi havia normes estrictes per complir i formes establertes de resar que mataven la seva natural espontaneïtat perquè ... - La tradició diu que ha de ser així ! - ; ¡ Per arribar a Déu has de passar per nosaltres i fer com nosaltres ! . - etc, etc .
Va sortir de totes elles i,  va seguir el seu pelegrinatge vivint amb la seva natural espontaneïtat , pregant en la contemplació i admiració de la bellesa de la natura. Se sentia lliure i feliç perquè a res estava lligat.


(La bellesa està en que cada cosa és el que és, i no aspira a ser-ne un altra)

Avui , al relatar la història de Liu , em ve al cap una de més recent. Tinc dos nebots que els dos a la seva manera viuen molt intensament la música. El germà gran vol ser un bon músic, i aprèn i aprèn, però en aquest aprenentatge sempre està patint i queixant-se que no és prou bo i que mai arribarà a la perfecció. Li agrada molt la música, però la forma en què la viu l'esclavitza, i segur que d'aquesta manera un dia l’arribarà a odiar.

En canvi, la seva germana que no vol ser músic; gaudeix molt de qualsevol instrument amb cada peça i melodia que li surt del cor. Ella no estudia solfeig ni ritme, però com que no té por de fer-ho bé ni malament,  sinó que gaudeix descobrint el que pot fer,  llavors se sent molt relaxada i el seu cor es converteix en música.

Veieu la diferència?  El germà no estima com ho fa i s'esforça molt per fer-ho bé i poder estimar-lo, però aquest esforç  l’impedeix que pugui ser natural. La germana en canvi, estima qualsevol nota que crea, qualsevol melodia que li surt del cor,  i per això crea,  aprèn i aprehèn el món de la música.

Sabeu ... Em ve a la ment una petita història que vaig llegir fa molt de temps. Crec que no la vaig entendre del tot, però avui ho tinc clar.

Hi havia una vegada un deixeble que sempre estava preguntant i preguntant,  així vivia en una lluita contínua  amb si mateix.

Un dia li va preguntar a al seu mestre :

- Oh , mestre ! , On és el secret per no tenir conflictes ?
- Al riu , - li va contestar el mestre . -
- Mestre , no t'entenc
- Doncs llavors -conclou el mestre- converteix-te en riu.

Ara crec que ho entenc perquè he comprovat que quan faig les coses des del més profund del meu cor, des del fons del meu ésser, quan en formo part de l’essència, llavors les coses que faig són bones, perquè són les que van a fer de mi una persona autèntica i plena.

I a més he comprovat que si no lluito amb els meus sentiments, si tampoc lluito contra el món, llavors les coses són fàcils i surten amb molta naturalitat.

- Llavors, amb això vols dir-nos que si ens escoltem i seguim amb sinceritat la nostra veu i desitjos interiors estem vivint en el sender del Tao ? -

Recordeu que només estareu en el Tao si us sentiu lliures de tot desig que us lligui a emocions que creen lluita en el vostre interior,  però amics meus ... no tingueu pressa!  La felicitat hauria d'estar en el caminar i no pas en el el fet d’arribar a la meta.

Jeroni Hernàndez
Terapeuta a Sabadell


dimarts, 1 d’octubre de 2013

DEPRESIÓN POSTVACACIONAL Y OTOÑO

El verano ha dado paso al otoño. No solamente han quedado atrás los largos y soleados días veraniegos con las actividades extras  y típicas que lo acompañan: sol, baños, viajes, tertulias y paseos con los amigos o familiares; sino que también han terminado las vacaciones. Ese corto y ansiado periodo de tiempo durante el cual, la persona cansada de un largo año de tedio, de rutina, responsabilidades y obligaciones; muchas veces mal llevadas, descansa y olvida; centrándose en aquello que le gusta y tal vez disfrutando  de la familia u otras actividades lúdicas como en ninguna otra época del año. Por ello un período de descanso y disfrute muy esperado; pero la parte negativa es que pronto se acaba y la persona ha de volver a la “rutina” y  el “sufrimiento” de siempre, temida y tal vez no deseada. Son las personas que así lo viven las que han dado pie al término depresión postvacacional o síndrome postvacacional.

Y esto no es de extrañar, ya que la persona que no ama su trabajo, que no se siente bien retribuida por el mismo, que lo encuentra monótono y aburrido, que no tiene esperanzas de cambio, que no goza de un buen ambiente en el mismo y, en definitiva, que lo vive como una obligación tediosa y poco gratificante, tras este corto período de descanso, vuelve a a verse inmersa en aquello que quisiera evitar. Los efectos suelen ser variados: apatía, tristeza, ansiedad, malhumor, cierto tipo de insomnio, problemas digestivos, nerviosismo en mayor o menor grado, ausencia o pocas ganas de seguir con la vida que se lleva, etc. Estos síntomas suelen durar lo que la persona tarda en “adaptarse” nuevamente a su trabajo.

Algunas personas acuden al psicólogo o terapeuta y con su ayuda aprenden e incorporan estrategias para manejar mejor la situación: Técnicas de relajación y abordaje. Meditación. Chi Kung, Yoga, Baile, Tenis, etc, etc. Otras sencillamente aceptan los síntomas y éstos van remitiendo con el tiempo, pero esta actitud no enseña a la persona a reaccionar de forma proactiva en ulteriores situaciones.

Lo importante es que no se dramatice el hecho, ni se hable tan a la ligera de depresión; sino entender que el problema aquí expuesto, no tiene su causa en un desarreglo bioquímico de nuestro organismo como sería el caso de una auténtica depresión mayor o endógena.  Lo que hay que entender es que se trata de un trastorno del estado de ánimo transitorio generado tanto por una falta de adaptación a una realidad poco elaborada y por tanto, poco o nada deseada, así como por un miedo a lo que nos supera o a aquello que hemos aprendido a odiar y rechazar:  “¡no soporto volver al trabajo!”; “¡no puedo volver a enfrentarme a mi jefe...a ese rol que me supera...a separarme de mis niños pequeños...a enfrentarme a mis incapacidades, etc, etc!” Estas son el tipo de afirmaciones y la actitud que motivan y desencadenan todos los síntomas ya mencionados.

No obstante, podemos dar algunas pautas de reincorporación al trabajo. La primera de todas es: pensar y hablar del trabajo únicamente cuando se está en él y se deba cumplir con el mismo. Al mismo tiempo, descubrir qué tendríamos que cambiar de nuestra actitud para que esta obligación sea más creativa y llevadera, ya que esto siempre lo podemos conseguir. Incorporar  a  nuestra vida extra laboral actividades nuevas y motivadoras, algunas de las cuales ya he mencionado.

Bajo el punto de vista de la medicina tradicional china (MTC), cada estación está asociada a un órgano, y cada uno de éstos órganos, a su vez actúan sobre las distintas emociones del ser humano. En este caso, el  otoño, elemento metal, vinculado a los pulmones, afecta a las emociones de la tristeza y la melancolía, por lo que será muy útil trabajar ciertas series asociadas a estas emociones.

Será conveniente tener en cuenta que con la transición de una estación a otra se produce un cambio visible en la naturaleza que nos rodea, pero también uno invisible y real en nuestra propia naturaleza humana. Lo que pasa con la llegada del otoño es que tras un corto período de belleza insuperable por el cambio cromático en las hojas de los árboles, éstas caen dejando sólo el esqueleto o tronco con lo que el paisaje se ve triste y desolado, se recogen algunos frutos de la tierra, se acortan los días con lo que las noches se hacen más largas y más proclives a la melancolía y la tristeza, con la consecuencia conocida por todos, que en los países donde hay pocas horas de sol, la gente tiene un carácter más introvertido y triste según las estadísticas.  Por ello no es de extrañar que unido a las razones anteriormente expuestas, bastantes personas sientan que su estado anímico cambia aparentemente sin ninguna razón; pero en el fondo, sí hay una razón: el comportamiento de la naturaleza tiene una repercusión en nuestra propia naturaleza, ya que somos energía que continuamente se interrelaciona con nuestro entorno y somos influidos por todos sus efectos.
(Sería bueno tener en cuenta que las hojas no caen en vano, sino que son el sustrato de un nuevo florecer; al igual que la melancolía también ha sido la musa para la creación de grandes obras literarias, por lo que no la hemos de rechazar, sino de modificar y utilizar.)

Por ello, los antiguos sabios y maestros chinos, conociendo estos hechos, observaron, estudiaron, y aplicaron éste conocimiento para combatir los estados carenciales, negativos o patológicos del ser humano. Crearon secuencias de ejercicios gimnásticos basados en el movimiento de los animales, en posturas estáticas y dinámicas; aunaron todo su saber y nos regalaron el Chi Kung, un tesoro enormemente valioso para mejorar tanto nuestro estado físico como psicoemocional.

Jeroni Hernàndez
Psicoterapeuta en Sabadell